sábado, noviembre 12, 2005

Edouard Manet


Manet

El día se despliega lentamente.
Es el tiempo de la luz

para todos los rincones de la casa.

Andan como locos los pintores.
Hopper se trajo el mar,
pero es el sol el que fascina.

En la pantalla de mi monitor
está folgando Edouard Manet.


La displicente desnudez
de una mujer sobre la hierba
viste la mañana.

2 comentarios:

angel dijo...

Agradezco la belleza fresca de tu poema con este otro, de Francisco Hernández. Saludos renovados.



...............................

Desnudez



HOJAS DE ACANTO te cubren.
Tu desnudez es lo contrario de una flor cerrada.
De entre tus dientes brota una letra emanación de yedra.
De la última semilla que pronuncias.
Nace en silencio un roble de cien años.
Sólo donde pisas vuelve a crecer la hierba.
Solo, donde respiras, vuelve a soplar el aire.
Hojas de acanto te cubren.
Ojos de canto te descubren.



Francisco Hernández

Altazor dijo...

Gracias, Angel, por el poema de Francisco Hernández.