lunes, abril 09, 2007

Jauretche y la "inteligentzia" de siempre


Leo a Jauretche, intragable para ciertos argentinos, pero necesario. Reviso páginas de varios de sus libros. Pasión y lucidez. A veces, más lo primero que lo segundo, pero siempre interesante, inteligente, divertido.

Con un ligero retoque en fechas, nombres y lugares, algunas páginas de Arturo Jauretche podrían parecer escritas para recusar a los intelectuales venezolanos que alguna vez fueron de izquierda, y que hoy, junto a viejos adalides de la derecha, tienen la avilantez inexplicable de atribuirse el monopolio de la inteligencia. Si hacemos el ejercicio indicado obtendríamos un elocuente ensayo acerca del "antichavismo culto" que ejercen los ilustres rastacueros criollos, incluidos aquellos que se defienden diciendo que sólo los imbéciles no cambian de opinión, como si se tratara de eso simplemente y no de ideales, como si se tratara de pareceres y no de valores. Nada nuevo bajo el sol.

Copio a Jauretche:

“Hubo un sector de la clase media que se sintió el más agredido. La ´inteligentzia´, desde el profesor universitario al maestro de escuela, pasando por el grueso de los profesionales, periodistas, artistas, se resintió en su subjetividad de depositario de la ´cultura´ y fabricó una interpretación a la medida de sus aptitudes, de izquierda a derecha, y sin que sus diferencias doctrinarias impidieran la unanimidad del pensamiento. // (…) Así, Perón era indistintamente Franco, Hitler, Mussolini, Rosas o Facundo (…) Lo que no se les ocurrió, ni se les podrá ocurrir nunca, era que se trataba de un hecho original y propio del país y de una transformación inevitable que estaba en la naturaleza de las modificaciones en las formas de la producción y del consumo. // Esta interpretación del hecho por la ´inteligentzia´ común a la izquierda y a la derecha, revela existencia de una plataforma mental que no está dada por las ideologías particulares, sino por presupuestos generales que las unifican en un status de compenetración recíproca y convivencia que se repite cada vez que se encuentra frente al país real. Fue la repetición, a escala más grande porque era más profundo el proceso, de la actitud que adoptó la ´inteligentzia´ frente al yrigoyenismo en su oportunidad”.

(Arturo Jauretche, El medio pelo argentino)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Te dolió la palabra "rastacuero", ¿no?
¿No será que eres tú el que se cree, como tu amo militar, el depositario de la palabra "pueblo"?
Lámtete tranquilo tu conciencia, ahora que nadie te está viendo...

Anónimo dijo...

Sr. Anónimo, reciba un saludo. He estado visitando recientemente este blog y me ha gustado mucho, pero me han causado curiosidad sus comentarios en especial la palabra "rastacuero". Le pregunté a mi tía Fidelina que queria decir y me confundió más su respuesta porque me dijo que se usaba para hablar de una persona que "prefiere lo extranjero o que es echona porque anda con musiús".
Si usted tuviera la bondad de aclararme se lo agradeceria.
Muchas gracias y saludos al señor Altazor

Sansón Carrasco

j.A.f dijo...

compañero:
lo felicito por citar y reivindicar al gran don Arturo, y en especial al concepto de intelligentzia, "q tan mal nos hace"

le dejo un link, q tal vez le interese.

www.elclubdelapolitica.com.ar

Kataro dijo...

Te felicito por la elección del fragmento, pero sobre todo y de por si, por leer a un grande que en mi país sufre del más triste de los amordazamientos.
En ese país por el que tanto peleó, en ese país al que tanto conocía; en ese país que tanto amó, a Jauretche hoy lo conocen unos pocos, y lo leen muchos menos.
Yo, desde mi humilde espacio, sigo pujando por que su obra y la de varios de sus compañeros de FORJA sea leída ya q, a pesar del correr de los años, se mantiene actualísima.

Te invito a pasar por mi blog: http://tallerdeforja.blogspot.com/

Un gusto ver que un grande aún es leído! :D