martes, marzo 22, 2005

Martín, heresiarca de Uqbar o caótica enumeración de Buenos Aires

22-03-05:

Buenos Aires, texto donde todo se mezcla.

Buenos Aires, “una melange de caña, gin fizz,/ pase inglés y monte, bacará y quiniela,/ curdelas de grapa y locas de pris” (Corrientes y Esmeralda).

Buenos Aires, barroco neobarroco barroso.

Buenos Aires, buenos barrios.

Buenos Aires, barroco plateado por la luna.

Buenos Aires, cariño y miserias y freud y fiorito,
malevos que ya no son...

Buenos Aires, Tortoni y El Molino y El Aguila y Richmond y Vesubio y Viejo Almacén y Chantecler y Tibidabo,
nombres porteños de la calle, sombras de la tarde y de la noche.

Buenos Aires, Borges y Cortázar y Sábato y Pizarnik y Arlt y Piglia y Marechal y Soriano y Blaisten y Fogwill y Aira y Lamborghini y Juan Gelman... letras infinitas.

Buenos Aires, Gardel y Pichuco y Discépolo y Goyeneche y Piazzolla y Eladia y Rinaldi y Varela y Charly, alegrías, penas y olvidos.

Buenos Aires, Arenales Callao Vieytes (“de Vieytes nos aplauden”) San Juan Boedo Constitución La Chacarita Once Parque Lezama Garay Corrientes Florida Plaza de Mayo González Catán La Bombonera Costanera Norte La Recoleta Santa Fe San Telmo Palermo Guatemala Serrano Paraguay Gurruchaga Maipú, topónimos del mito.

Buenos Aires, Evita.

Buenos Aires, Maradona.

Buenos Aires, la Cruz del Sur.

Buenos Aires, Borges (“Bioy Casares había cenado conmigo esa noche”).

Buenos Aires 2005, Pichuco cumple 30 años de muerto.

El domingo veintisiete de marzo cumpliré 55 años. También hubiera cumplido ese día –no sé cuántos- Enrique Santos Discépolo. Ustedes lo celebrarán en Buenos Aires.

Como Buenos Aires es siempre Cambalache,

el 27 de marzo Buenos Aires seré yo.

(“Buenos, Buenos Aires, Buenos Aires querido, Buenos Aires ganado para siempre, soy yo, soy Borges”).

Buenos Aires desde mañana será Martín, heresiarca de Uqbar.

1 comentario:

claudia dijo...

Y Macedonio Altazor, no te olvides de Macedonio.